Comartir

¿Por qué hay mandarinas sin semillas? 3 Explicaciones fáciles

Existen muchos factores para llegar a obtener mandarinas sin semillas y las explicare en los siguientes párrafos

Partenocarpia

Los frutos sin semilla sin posibles gracias a una técnica llamada partenocarpia, que es cuando dos plantas crean una planta con cromosomas impares.

Red de abejas Malla

Cubrir el árbol con una malla de cítricos para evitas la polinización «Sin fertilización de ovulo = No polinización = No semillas«

Transgénicos OMG (Organismos genéticamente modificados)

Se puede llegar a obtener mandarinas sin semilla modificándolas genéticamente para obtener siempre ese sabor o eliminar la semilla. Esto sin ningún tipo de daño al organismo porque sean un OMG de hecho algunas OMG pueden llegar a tener mas vitaminas y ser de un mayor tamaño entre muchas otras características, es seguro.

Mandarinas sin semilla conclusión

Las mandarinas y frutas sin semilla son gracias a modificaciones genéticas haciéndolas transgénicas, no fertilizando el ovulo cubriéndola con una malla para cítricos, usando una técnica llamada partenocarpia modificando sus cromosomas de forma natural

Las mandarinas y frutas sin semilla son gracias a:

  • Modificación genética convirtiéndolas en mandarinas transgénicas
  • No fertilizando el ovulo, cubriéndola con una malla para cítricos para que las abejas no las polinicen
  • Usando una técnica llamada partenocarpia modificando sus cromosomas de forma natural

Beneficios de las mandarinas

Las mandarinas son beneficiosas por su valor nutricional y variedad.

Las mandarinas son ricas en vitamina C, minerales y fibra.

Las mandarinas son ricas en antioxidantes y flavonoides.

Los flavonoides de las mandarinas pueden suprimir los genes del cáncer e inactivar compuestos que promueven el cáncer.

Las mandarinas pueden ayudar a prevenir los cálculos renales y controlar la presión arterial alta.

Las mandarinas ayudan a reducir los niveles elevados de presión arterial.

Las mandarinas son ricas en vitamina A y C, esenciales para el sistema inmunológico, la visión y una piel sana.

Las mandarinas ofrecen beneficios esenciales para la salud intestinal

Información que debe resaltarse

Las manzanas lustrosas, las sandías sin pepitas y los tomates cherry no son transgénicos

Lo que comemos hoy en día se parece bien poco a lo que comían nuestros padres o nuestros abuelos: en pocas décadas ha cambiado tanto la cantidad de la oferta de alimentos no procesados como su calidad. Por ejemplo, medio siglo atrás una gallina ponedora producía cerca de 150 huevos por año, mientras una de nuestro tiempo duplica con holgura esta cifra. Sin salir del mundo gallináceo, los pollos han cuadruplicado su peso en comparación con los de hace 50 años.

Hay mucho más: todo el pan actual procede de variedades de trigo que son una especie de quimera genética con hasta tres genomas completos y diferentes en cada una de sus células -cuando lo esperable sería que tuvieran solo uno-; el brócoli y la coliflor son mutantes homeóticos de una misma especie (Brassica oleracea) lo que se traduce en más que notables diferencias en el aspecto exterior de cada una de estas hortalizas. Nuestras manzanas, con sus amplias variedades, su lustroso aspecto, sus magníficos colores y formidables tamaños solo podrían ser soñadas por nuestros ancestros, y quien dice manzanas puede decir tomates, sandías, fresas, maíz y un largo etcétera.

Estos avances son percibidos por algunas personas como un peligro fruto del alejamiento de las tradiciones, de ‘lo de siempre’ y por tanto de lo ‘natural’: el término ‘transgenetización’ infunde el mayor de los miedos entre quienes temen aquello que desconocen. Para ellos parece que cualquier novedad en el terreno de los alimentos frescos es fruto de este tipo de intervenciones, ven alimentos transgénicos por todas partes y retroalimentan su falsa y negra leyenda, mostrando su desconocimiento sobre las técnicas más modernas y las tradicionales.

Las mejoras en los productos anteriormente citados nada tienen que ver con la transgenetización y no se trata de gallinas ponedoras, ni de pollos, ni trigo, ni coles, ni manzanas transgénicas. Su obtención responde a cierta ‘manipulación’ genética nacida en los albores de la ganadería y la agricultura hará no menos de 14.000 años: desde el principio de la producción de alimentos, el ser humano ha seleccionado mutaciones escogiendo los especímenes más lustrosos, más resistentes o más sabrosos. También ha creado híbridos entre especímenes sexualmente compatibles, y ha practicado injertos tratando de obtener unas mejores cualidades en el producto resultante: todo ello sin saber, hasta hace dos días, que sus resultados acababan en alimentos genéticamente diferentes que los originales.

Juan Revenga

Es dietista-nutricionista, biólogo, consultor, y divulgador. Es profesor en la Universidad San Jorge, en la Universidad Francisco de Vitoria y un montón de cosas sesudas más. Definido como un Don Quijote con cuchara, es muy activo en redes sociales en donde, a partes iguales, reparte estopa y defiende la salud a través de la cocina.

Recursos de:

https://elpais.com/america-futura/2023-12-03/resistir-al-capitalismo-semilla-a-semilla.html https://elpais.com/america-futura/2023-12-03/resistir-al-capitalismo-semilla-a-semilla.html https://www.youtube.com/watch?v=6V2CuIVDqs0 https://www.youtube.com/watch?v=8cYRT2Ekowg https://www.youtube.com/watch?v=Yj3cRROLxsE https://www.youtube.com/watch?v=C8eYgig54j0&t=533s

Comartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio